Los menus cambian cada semana. Y de acuerdo con la producción del huerto, el Bistrô se atreve a explorar una variedad de identidades gastronómicas. Por ejemplo, clásicos de cocina adquieren un toque contemporáneo y local. El tan español gazpacho, aquí es prepara docon un ingrediente bien brasileño: la harina de mandioca.  Partiendo a Grécia, el delicioso plato dakos es servido sobre roscas secas de cebada, queso feta casero, tomates, olivas negras, orégano y regado por abundante aceite de oliva.

El Bistrô da prioridad a su propia producción de ingredientes y también al comercio local, haciendo lo posible para participar en una gastronomía km0 (quilómetro cero). Algunos proveedores pertenecen a comunidades quilombolas afro-descendientes donde las técnicas tradicionales de cultivo y producción aún se mantienen vivas, como es el caso de la molienda artesanal de la harina de mandioca y posterior cocimiento en hornos de leña, la extracción de aceite de licuri y la fabricación manual de la melaza de caña de azúcar.

Las plantas alimenticias no convencionales (PANC) entre ellas la capuchina, la verdolaga, la cerraja o algodoncillo y la borraja aparecen en varias recetas del Bistrô creando la posibilidad de probar sabores inusitados y a menudo olvidados.

En cada estación, los jardines del Bistrô son una verdadera inspiración de lo que será servido en la mesa, proporcionando una selección incomparable de sabores y colores en cada plato. Vea galería de fotos...